verso

"El mundo no cierra todavía" (Jorge Tamargo)

viernes, 13 de febrero de 2015

Lumme edita “Bajas pasiones…”







Hoy recibí la noticia de que mi ensayo “Bajas pasiones en la cabaña poética del castellano” ha sido publicado en Brasil por la exquisita editorial Lumme. Su director, el artista, poeta y promotor cultural, Francisco dos Santos, me envió además la maqueta en formato digital. En ella se aprecian el talento y el oficio a que nos tiene acostumbrado este editor. Pero para mayor placer todavía, veo los excelentes dibujos con que Francisco acompaña el texto. Es todo un lujo para mí que el editor se comprometa con el ensayo, también, en su condición de talentoso artista plástico. Lo agradezco públicamente.  

Aquí les dejo un par de extractos para que, quienes no conozcan el texto, puedan intuir por dónde va:

[…] no nos hemos librado de nuestro interesado y dañino sectarismo poético desde el XVII hasta ahora; ejercido éste desde movimientos, manifiestos, revistas, periódicos, cátedras, editoriales, premios literarios, ect. Ahí están, por ejemplo, la dura disputa pública sostenida entre Iriarte y Forner en el siglo XVIII, la no menos agria entre Quintanistas y Moratinistas a principios del XIX… Nada cambió llegados al XX, todo lo contrario, porque tanto el Novecentismo como la Generación del 27 padecieron igual mal. Este último movimiento alcanzó el colmo de lo sectario y excluyente […]

[…] El siglo XX español está cargado de intentos parecidos. Cada tendencia o grupo (se sucedieron muchos) pretendió controlar la charca, ya fuera para acicalar o torcerle el cuello a la fatigada y fatigante ave. Ultraísmo, Poesía Social, Postismo, Generación de los 50, Novísimos, Poesía de la Experiencia, Poesía del Silencio, Poesía de la Conciencia y un largo etcétera; algunos de ellos, movimientos con vocación excluyente que trataron de acallar a sus “contrarios” en la medida que les fue posible, y al margen de los cuales tenían poco que hacer, más allá de levantar su obra en silencio, los poetas que no calzaban en sus Tablas. Especial mención merece la llamada Poesía de la Experiencia, que avalada por un radical cambio sociopolítico acontecido en el país, logró emerger con fuerza en los ochenta y levantar un emporio tiránico en los noventa que aún mantiene en buena medida. Sus miembros, como sucediera cincuenta años antes con la Generación del 27, S.A., lograron posicionarse en todos los estamentos útiles a sus ambiciones, y desde ellos ejercieron, ejercen un espurio reinado que lastra a la poesía en castellano por abajo y por arriba, obstruyendo las arterias de su tradición y secando las venas que deben irrigar su porvenir […]

En este caso los invito especialmente a la lectura, porque aunque se esté más o menos de acuerdo con lo que digo, el asunto tratado tiene interés de cara al necesario acicalamiento del mayor laboratorio con que cuenta nuestra (cualquier) lengua: la poesía… su producción, ponderación y difusión.

Aunque el texto ha sido publicado digitalmente, y se puede encontrar en la red, invito encarecidamente a que, quienes puedan hacerlo, compren el libro (plaquette). Y lo hago por dos razones. La primera, porque Lumme edita verdaderos libros-objeto. Es una editorial que cuida su producto como muy pocas otras lo hacen hoy día. En este caso, no sólo el texto podría interesar (ojalá así fuera) sino que interesa el librito en sí mismo. La segunda, porque una editorial como Lumme, que en los tiempos que corren mantiene tales niveles de exigencia y calidad, merece ver valorado y recompensado su esfuerzo por quienes todavía saben apreciar estas cosas.

Aquí les dejo el enlace que deben pulsar si quieren comprarlo:


Mi agradecimiento especial a José Kozer, gran poeta y amigo, por el empeño personal que ha puesto en la difusión de este ensayo.





2 comentarios:

  1. Muchas felicidades querido Jorge, se ve muy lindo ese libro y el texto incita a que se busque. Muy contenta con esta publicacion, con tu éxito. Te abrazo. Felicidades tambien para el editor!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amiga, por tus cariñosas palabras. Te abrazo. Jorge

    ResponderEliminar